el vacío cultural nuestro de cada día

en mi experiencia reciente como un brasileño que vive en santiago, siempre que puedo salgo a deambular un poco por la capital chilena y trato de entender algo de esta parte cercana pero distinta de américa del sur.

de hecho, y de una manera que yo no sé aclarar con tanta objetividad, la cosa en este lado de la cordillera se parece a otro continente, que evidentemente refuerza la insignia de ser hispano, no lusitano.

a la luz del sentido común diríamos siempre que la lengua es la primera gran brecha, ya que es prácticamente la misma en todos los países vecinos – con excepción de nuestro continente brasil, de las guayanas, de algunos islotes y de surinam. pero los colores son diferentes aquí por razones añadidas. esto parte de trazas básicas de los distintos latinos que han construido sus vidas por acá. sólo tienes que salir a la calle y mirar las caras con rasgos indígenas y sincréticos.

hablo de los peruanos, bolivianos, argentinos, ecuatorianos, venezolanos y otros pueblos semejantes que componen la forma natural de la vida de santiago.

notablemente las grandes ciudades brasileñas también llevan sus diversos inmigrantes. san pablo, como metrópolis, responde muy bien a esto y es consistentemente una ciudad del mundo – con gente de todas las partes posibles de la galaxia. aquí esto es casi regla, sin excepción, cuando pensamos en los pueblos de la colonia hispánica.

a pesar de las influencias norteamericanas y europeas y de la homogeneización impulsada por la globalización en los últimos años, hay un espíritu indígena en este país bañado por el pacífico que de vez en cuando aún persiste en algunos lados.

en las decoraciones de tiendas y restaurantes alrededor del centro de la ciudad; en la gastronomía que hace referencia a muchos platos mezclando sabores nativos y españoles; en los rasgos mapuches y atacameños existentes en la música y el arte; o sea, es más fácil encontrar recordatorios que ésta es otra américa, y no la de los brasileños.

memorial-da-amrica-latina-big

en común”
brasil también aporta sus detalles en común, por supuesto, pero hay que poner comillas cuando decimos “en común”. comenzando con la culinaria, lo que se come en tierra tupiniquim es resultante de sabores europeos, africanos, orientales y indígenas en etapa de occidentalización. no obstante, pocos son valorados y en general eclipsados por la cultura de la cocina traída por los inmigrantes, los sabores indígenas aún están presentes de alguna manera en brasil.

de hecho nuestra cocina ecléctica contribuyó mucho para el distanciamiento del brasileño de la cultura de sus vecinos. suena simple, pero es por la comida que se inicia la cultural. y esto es sólo la punta del iceberg.

hace unos dos años, tuve la suerte de participar de una gran investigación sobre el turista brasileño y su relación con los otros países del continente. lo que más me ha llamado la atención, y que tal vez puede aclarar parte de nuestro vacío cultural con nuestros hermanos, es el hecho de que brasil ha experimentado un proceso de esclavitud con negros africanos.

somos europeos
en este proceso histórico, se creó una lectura en que el negro era el trabajador; el indio, el sirviente; y el hombre blanco, el señor. de ahí nació la constitución simbólica de que la racionalidad del mundo estaba atada a europa, y los vestigios culturales aborígenes y africanos significaban la barbarie, lo que queríamos mantener distante para tener una mirada de nación moderna.

en el proceso sígnico y subjetivo, viajar por américa del sur es sinónimo de estar en el patio trasero de su casa, ya que estoy entre personas como yo. resulta que cuando miro en el espejo y veo a la gente con un semblante nativo, con características indígenas que teóricamente no son mías, yo no me identifico, no me encuentro, no quiero ser parte de esto. una especie de aversión es lo que sucede con los brasileños, según esta encuesta.

así, existe una especie de paradoja de la diferencia: lo que separa los países hispánicos de brasil es precisamente la sangre latina, y es copiosamente lejos de este cuerpo que el brasileño promedio quiere figurar.

por supuesto, toda regla tiene su excepción, y en ningún momento se podría decir que esta es una opinión generalizada, pero se confirmó de manera profunda en este estudio, con métodos cualitativos, cuantitativos, conversaciones con expertos y profesionales de la industria.

frases como “para mirar gente pobre me quedo aquí en brasil”, “no hay ningún estatus para decir que usted ha viajado por américa latina” y otras opiniones duras fueran escuchadas como un eco en este proyecto. como dice la canción, sad but true.

Encontros do Cinema Latino Americano

martillo cultural
sumado a esto hay una industria cultural y una educación que no se centra nunca ni privilegia nuestros pares.

¿quién podemos nombrar del cine latinoamericano a excepción de ricardo darín, gael garcía bernal y rodrigo de la serna? otros artistas del continente que hoy están en la lista de los “famosos” en general construyeron sus carreras en cine de hollywood.

¿cuáles son los héroes de la izquierda o de la derecha como san martín, o’higgins, simón bolívar y sucre? son nombres que probablemente nunca han sido mencionados en la mayoría de las escuelas brasileñas.

¿quién conoce otra cosa que no sea shakira, algunos hits perdidos de ricky martin y thalia, o algún clásico de mercedes sosa?

¿qué medios de comunicación de brasil traen noticias del continente y cómo esto contribuye para la creación del sentido común acerca de esta realidad? al observar sin culpa el way of life americano en series como house of cards, friends, dr. house o mad men, tenemos nuestro contrapunto violento protagonizado por wagner moura en narcos martillando en nuestras cabezas.

también existe el reciente distanciamiento de las dictaduras civiles / militares, con una intervención política, económica y cultural de los estados unidos y un alejamiento dentro del bloque mercosur.

en palabras del sociólogo y profesor del programa de postgrado en integración latinoamericana de la usp (universidad de san pablo) wagner iglecias, probablemente para el brasileño promedio sus vecinos son tan familiares como neptuno o plutón.

dentro de este caos cultural, vale la pena tomar una mochila en la espalda para entender un poco más allá de estos paradigmas de nuestro continente. te garantizo, esto puede cambiar su mirada y principalmente su relación con nuestro pueblo. además, la invitación es irresistible.

******

como cualquier capital con poder económico, la chilena también tiene a granel sus no-lugares, rellenos de megalómanos centros comerciales, cadenas hoteleras internacionales y hamburgueserías americanas. hablo el texto de las características tradicionales que no han sucumbido a las presiones de los home centers y wal marts de la vida. en ninguna medida, esto es una verdad irrefutable o exclusiva.

***

texto disponible en portugués en: obviousmag.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s